Rutas para un viaje perfecto: sin perder tiempo, sin equivocarte, sin pagar más.

De Parnaíba a Jeri pasando por Tatajuba:

Jericoacoara

El viaje de hoy comenzará por carretera hasta Camocín (120km, unas 2 horas de viaje).

Una vez en Camocín, se cruza en balsa el río Guriú y comienza la aventura por la playa y las dunas (otros 100km, unas 3-4h con paradas incluidas).

El lugar de comida dependerá de la hora y el chófer que os toque, pero es muy normal que os acerquen al Laguinho da Torta, un paraíso para los kiters. Los restaurantes de este lago sirven pescado y mariscos, y en general se come bien en todos ellos. Contar con unos 70R$ por un pescado entero grande (3-4 personas), langostas a 20R$ la unidad, 40R$ plato de camarones
 
A continuación os acercarán a las Dunas de Tatajuba, donde podréis subir a una gigantesca duna (Duna do Funil) desde la que se puede hacer sand board (5R$ por persona y bajada si subes por una cuerda, 10R$ si quieres que vengan a buscarte con un tractorcillo). De aquí os llevarán a la duna petrificada y más tarde a la Nueva Tatajuba.

De aquí pasaréis a Velha Tatajuba, ciudad que quedó sepultada por una duna que dicen salió del mar, dio toda una vuelta arrasando las casas de barro y quedó estancada (gracias a la vegetación) a mano izquierda del pueblo (con el mar a vuestra espalda). Hay una anciana que cuenta toda la historia del lugar. No cobra, pero espera que le compréis un coco helado o algo (4R$).

Una vez crucéis el río (de nuevo la aventura de la balsa) os darán la opción de hacer una mini excursión en canoa por el río para ver caballitos de mar. El coste es de 10R$ por persona. Es curioso y merece la pena hacerlo.

De aquí continuaréis por la playa hasta Jericoacoara, donde os dejarán en vuestro hotel.

Jericoacoara Cavalho Marinho Mapa_9_LasLagunasdeJeri