Viaja por libre con nuestras Rutas

Restaurantes en Lençois: dónde comer y cenar

Cena en Lençois:

Lençois, Chapada Diamantina
Por la noche el pueblo de Lençóis es más que agradable y se llena de restaurantes con encanto en los que se puede cenar en sus agradables terrazas. Os indicamos nuestros 4 restaurantes favoritos. Elegir uno de ellos según lo que os apetezca cada día.

Si estáis hartos de los típicos platos brasileños acompañados de frijoles, arroz blanco y ensalada y queréis probar comida buena de verdad y a buen precio, os recomendamos El Jamiro. Lo llevan unos chicos argentinos y, aunque las cocineras son de aquí, el sabor sigue siendo de allá. Pedid la graellada de carne (mix especial de carne, 60R$ para dos personas). Carne de vaca, cerdo, pollo y chorizo hecho en salsa de chimichurri y servido en la misma bandeja donde se cocina para que podáis acabar hasta con la última gota de salsita. Lo acompañan de unas batatas fritas de primera, arroz perfumado que por sí ya sería un plato y un platito de ensalada, ésta sí sin ningún misterio.

De beber pedir el tinto brasileño de uva merlot que sirven por copas, es muy barato y así le dais un toque brasileño a la cena. De postre os insistirán para que probéis su especial brownie de chocolate con sorbete hecho con la fruta local. El aspecto es impresionante pero, hay que ser honestos, no es nada del otro mundo. Y por 13R$, mejor iros a alguna de las dos plazas a acabar bien la noche con una caipirinha! Está en la Rua da Baderna, nº 60. Desde la Praça Nagos, subir por la Rua das Pedras (la que sube por la izquierda de la plaza) y es la segunda calle a la derecha.

Si lo que os apetece es pizza, entonces dirigiros a la Pizzería Natora en la Plaza Horacio Matos (en frente del banco). Aunque también sirven los típicos platos brasileños como la picanha o la carne do sol lo mejor son sus pizzas (pizza pequeña 14R$ y grande 30R$).

Si queréis comida brasileña pero con un toque de sofisticación, la mejor opción es el restaurante Cozinha Aberta en la Avenida Rui Barbosa, en frente del Banco do Brasil. Cocina fusión de autor, os costará bastante más de lo que es habitual por Brasil (el precio de un plato es como las raciones para dos en el resto de restaurantes), pero en el fondo si lo miráis con ojos y cartera de Europa sigue siendo un sitio barato. Más si pensáis que podréis probar platos como por ejemplo los Tortellini de cacao por 33R$. Pero, aunque no tengan tanto glamour como el plato anterior, lo que os recomendamos comer aquí es la "passanda", curry de carne cocida en yogur y acompañada de cus-cus o los ravioli de carne du sol. Tenéis una terraza en la misma calle con un par de mesas o la terraza interior todavía más tranquila. El sitio y servicio es encantador.

Si queréis comida brasileña sin complicaciones, entonces la mejor opción es el Restaurante Grisante en la Praça Horácio Matos al inicio de la Av. Rui Barbosa.