Viaja por libre con nuestras Rutas

La ciudad libre de Christiania:

La ciudad libre de Christiania

A continuación dirigiros a la llamada Ciudad Libre de Christiania, una de las visitas más interesantes de esta ciudad.

  • Breve descripción: Christiania, es un barrio autónomo dentro de la ciudad de Copenhague, que tiene sus propias leyes y cuenta con unos 800 habitantes. Fue fundado en 1971 cuando un grupo de hippies abrieron un agujero en la verja de unas barracas militares abandonadas, con el fin de encontrar espacio donde sus hijos pudieran jugar tranquilamente.  Después de una serie de conversaciones con el gobierno, consiguieron quedarse con la zona, y la fundaron como una zona autónoma, con una legislación diferente a la del resto de la ciudad, entre ellas la posibilidad de vender y adquirir drogas blandas. Los hippies iniciales comenzaron a construir sus propias casas empleando los restos de los barracones militares, dándole al barrio un estilo arquitectónico muy particular. Muchos de ellos aún viven allí, y algunos hacen visitas guiadas por el recinto en inglés y danés cada día del 26 de junio al 31 de agosto, y los fines de semana del resto del año. Salen a las 15.00 de la puerta principal y el precio es de 40kr por persona a pagar en efectivo al propio guía.
  • Cómo llegar: tomar Overgaden oven Vandet dejando el canal a vuestra mano izquierda. Girar a la derecha en Skt. Annae Gade llegando hasta la iglesia (Our Saviour's Church). Girar a la izquierda en Prinsessegade y en la siguiente esquina, a mano derecha, encontraréis una de las entradas. Entrad por esta, dad una vuelta por el recinto, y salir por la puerta principal, que desemboca de nuevo en Prinsessegade desde la calle principal de Christiania, Pusher Street.
  • Seguridad: aunque Christiania es un lugar seguro de día, es muy importante que sigáis unas ciertas normas. Lo principal y más importante es que ESTÁ PROHIBIDO SACAR FOTOS EN EL INTERIOR. Los residentes pueden volverse realmente agresivos si os ven sacando fotos. Es recomendable también no correr ni hablar por el móvil, especialmente por la zona de Pusher Street (aquí es donde están los camellos que venden las drogas).

Christiania Abajo, Copenhague