Monta tu viaje con nuestras rutas

Empezar a planificar mi viaje

Don't be guiri!

Rutas y restaurantes para disfrutar de tu viaje más que nunca

Plasticland

El mundo es un gran basurero. Vaya, nuestro mundo. El que entre todos hemos convertido en un vertedero. Si Mafalda cuando miraba el mar con gente veía a fideos flotando en una sopa, yo por Asia no puedo dejar de ver a mierda flotando en una cloaca.

El paraíso que serían todas las islas que hemos visitado sino fuera por la plaga que es la humanidad. De aquí unos 100 años (espero) nos mirarán como aquellos cerdos que destrozaron el planeta.

Y lo fastidiado es que lo habremos hecho por un consumismo absurdo. Horas y horas trabajando sin ver a los nuestros para comprar una mierda de snack, en una mierda de bolsa de plástico, con una mierda de calorías que se nos acumulan en una mierda de barriga que nunca podremos sacarnos de encima porque con tanto curro no tenemos ni un segundo para nosotros.

Perdonadme el sermón pero yo de snacks, barrigas y currar sé lo mío. Aunque el de hoy os lo escribo sentado en un tronco, comiendo con las manos una fruta de la pasión que ayer compramos en el mercado por 20 céntimos y mirando como Cloe aprende a escribir en la arena… No nos haría falta ni papel 😉

 

Descárgate la App de Way Away con nuestras Rutas de Viaje geolocalizadas

 

 

Kuta Kinabalu. Malasia
 
 

De barbacoa por Malasia con Ricard (Julià) y Javi (León)

Cuando viajas vas coincidiendo con todo tipo de gente y es fácil que te recuerden a gente de casa.

Hoy Ricky nos ha invitado a una barbacoa. Tampoco nos conoce de mucho, más bien de nada, pero él es así. Un tío simpático que va haciendo amigos por ahí. Inés, su mujer, lo sufre estoicamente. Ella es la que lleva el restaurante y no sabe que cara poner cuando hemos llegado: “No sé dónde está Ricky (la isla es más pequeña que la de Playmobil) ni tampoco si vendrá a cenar. Me dijo que queríais comprar una botella de vino para traerla a la cena (la tienda de su bar es la única de la isla). Aquí la tenéis pero mejor os la bebéis antes porque la BBQ la hace Javi y toda su familia son musulmanes”.

Javi es un tío que sólo verlo ya te pone de buen humor. Mientras con una mano cuenta a sus 8 hijos, con la otra enciende la barbacoa con un soplete. Es malayo. Ya sabéis, unos pasotas. De plato principal tenemos el pescado y los calamares que él mismo ha pescado. Después de ver su peculiar técnica con la BBQ mejor no le pregunto cómo los ha sacado del mar. Nos ponemos a ayudar a las mujeres con la ensalada y Belén las felicita por sus 8 hijos… pero no sabe a cuál mirar. Por suerte hablan inglés lo justo.

A nosotros, después del sanhilari con la botella de vino, todo nos parece bonito. Hasta que le preguntan a Belén por Gibraltar. A ella le importa un pepino y a mí ya os podéis imaginar. Pero ese no es el tema. La cosa es que nosotros no sabíamos ni cuál era su capital (fyi no es KL…) y ellos conocen hasta al Pedrito del Barça. Y no coló que era yo…

 

Descárgate la App de Way Away con nuestras Rutas de Viaje geolocalizadas

 


 
Kapas Island, Malasia
 

“Papá, no entres. No quiero que nada cambie”

Hans. Holandés. 40 años. Hace 15 llegó a la isla de Kapas, una especie de Formentera en los 80s pero a lo malayo y aquí se ha quedado. Yo no puedo parar de darle sugerencias para mejorar su negocio (más que consultor soy el enteradillo de la caja del agua que no sabe de nada pero se mete en todo). El no para de sonreír.

Por no importarle no le importa ni que su ex-socio, con el que se partió literalmente el hotel, utilice la misma marca que él. Aunque tampoco para de hablar, me ha enseñado todo lo que sabe sin decir una palabra. Si ya soy feliz así para qué voy a cambiar nada?

Igual que mi sobrina Julia. Frente a un muro detras del cual podría estar el tesoro de Moctezuma le dijo a su padre: “Papá, no entres. No quiero que nada cambie”. Pues eso.

 

Descárgate la App de Way Away con nuestras Rutas de Viaje geolocalizadas

 

 

Kapas Island

Kapas Island

 

Timadores tímidos

Por Malasia hemos conocido una nueva raza de timadores de guiris. Lo que los distingue del resto es que éstos, en cuanto te hueles que te están dando el pego, en vez de aguantar el tipo como cualquier estafador de buena labia, se comen sus mentiras con curry y sin agua.

Ahora te dicen que no te pueden llevar al lighthouse prometido porque es tan peligroso que cada año muere alguien. Y al minuto siguiente se ríen diciendo: “yes sir, no problem. Let’s go to the lighthouse, your kids will enjoy it”.

Sin ponerse rojos. Más que tímidos tienen un par de cocos así de grandes. Nos decía un francés que exporta aceite desde Kuala Lumpur a África que los malayos son unos pasotas. Se quedó corto.

 

Descárgate la App de Way Away con nuestras Rutas de Viaje geolocalizadas

 

 

Perhentian Islands, Malasia

Perhentian Islands, Malasia