Monta tu viaje con nuestras rutas

Empezar a planificar mi viaje

Don't be guiri!

Rutas y restaurantes para disfrutar de tu viaje más que nunca

Papá Noel es una multinacional

Papá Noel ha resultado ser el último bastión antiglobalización. Estamos en Chile y aquí le llaman el Viejito Pascuero. Si el gordo le hubiera vendido su franquicia a Nestlé o Unilever, ahora sería Santa Claus, en Londres y en San Lucas de Barrameda, por eso de armonizar las marcas. Y como a estas compañías benefactoras, después de embutirnos de calorías durante décadas, ahora resulta que les preocupa nuestra línea y su bottom line, se habrían gastado miles de euros testando qué color le adelgaza más. Pero aunque hubiera salido ganador el blanco, lo habrían repintado de púrpura al pobre Santa Claus.

¿Y por qué esa horterada de color? Porque es el preferido de la amante del presidente de la multinacional de turno (estimados unileverianos y demás animales de la sabana, antes de acusarme de ser injusto, os voy a contar un secreto: si Frigo es de color rojo en todo el mundo y no naranja como salió en el test, es porque al Holandés Errante le pasó por la entrepierna. Palabra de project team member).

Pero no, no se la vendió. Por eso en Chile es el Viejito Pascuero y sigue yendo de color rojo Coca Cola. Y hoy Cloe se ha hecho la foto de rigor con él, con su lista de preguntas bajo el brazo:

“¿Eres el de verdad? ¿Cómo lo harás para darme mis regalos si pasaré la Nochebuena en un avión? ¿Por qué nunca me traes el Unicornio que siempre te pido? ¿En serio que Hug no tendrá nada por portarse mal?”

Y yo viendo la escena, acongojado por si el tío con el contrato temporal más jodido del mundo le iba a contestar como nos responden en las Oficinas de Información en Chile. Un ejemplo de muchos que os podríamos poner:

Yo: ¿cierra hoy la casa museo de Pablo Neruda?
El informao: todo
Yo: ¿todo qué?
Él: todo cierra
Yo: ¿tiene varias partes el museo y todas cierran?
Él: todo cierra en Santiago los lunes
Yo: ¿también el funicular? Porque hemos venido hasta aquí para subir
Él: el funicular no
Yo: ¿el funicular no cierra o sí cierra?
Él: sí
Yo: ¿y tú para conseguir este trabajo a quién se la has…
Belén: Cloe te está escuchando

No hay nada como tener hijos para ser mejor persona. Así que ya sabéis, este 2019 a f… ¡Pedro!!!!

Bon Nadal a tots

 

Información para viajar por Chile.

Descárgate la App de Way Away con nuestras Rutas de Viaje geolocalizadas

 

 

Atacama, Chile
 
 

De chorrillanas va la cosa

Providencia, Santiago de Chile. Hora punta en el metro. El nombre del barrio nos va a la zaga porque dos carteristas han ido a por nosotros a la vez. Aquí hay más chorizos que papas fritas en una chorrillana. Nuestros compañeros de viaje, sabiondos todos, nos han avisado cuando los manitas ya se habían bajado del vagón.

La vecina nos ha pedido perdón, avergonzada de sus propios compatriotas. Se habrá pensado que no estamos bien de la chaveta, porque nos hemos dado una panzada de reir. Hemos tardado un buen rato en contarle todas las veces que lo mismo nos había pasado en casa. Al acabar, definitivamente habrá sentenciado que somos unos gilipollas por dejarnos robar en cada esquina.

Entre todas la palma de oro se la lleva la Plaza Mayor de Madrid. No por su café con leche sino porque, después de que Belén pillara a uno abriéndome la mochila, también salió el enteradillo de turno. “Yo lo he visto todo, llevaba un buen rato intentándolo”. Con medio Vallecas sujetándome para no arrearle, le pregunto porqué en todo ese tiempo no se ha dignado a avisarme. La respuesta de torero: “no podía moverme, soy una estatua”.

Le eché un par de monedas al sombrero. Se las ganó por tener los huevos más grandes que he visto en  mi vida. Tanto como un sándwich chileno.

PS: no worries. Parecemos gilipollas pero no lo somos. Ni hoy en Santiago, ni hace un tiempo en Madrid nos robaron nada. Arrieros somos.

 

Información para viajar por Chile.

Descárgate la App de Way Away con nuestras Rutas de Viaje geolocalizadas

 


 
Santiago de Chile
 
 

Navidades en el hemisferio sur

Aunque estemos a 30 grados toca actualizar nuestro roadmap. Antes era la lista de nuestros sueños, desde que nos dedicamos a cumplirlos le llamamos así. Deformación profesional aunque ya no nos dediquemos a eso.

Cada vez que me preguntan cómo se jubila uno a los 43 años (media de edad entre Belén y yo), siempre pienso lo mismo: poniéndolo en un papel a los 33. No porque sea la edad de Cristo sino porque hace 10 años hicimos nuestra primera lista. Y desde entonces, al estilo Confucio, cada decisión que hemos tomado ha sido siempre en la misma dirección: tener tiempo para hacer, en vez de trabajar para tener.

En nuestra nueva lista de proyectos hay 14 cosas a hacer y una para coleccionar. Después de haber regalado nuestras motos y malvender el coche vamos bien. Con vuestro permiso nos las guardamos. No porque nos dé vergüenza compartirlas o sean íntimas, que también, sino porque tal como va la cosa igual me meten en chirona sólo por pensarlas.

Y es que estamos en Chile. Ya sabéis, donde Pinochet. Ese que de pequeño debió compartir pupitre con Franco. Seguro que aquí me extraditarían en lo que tardan en hacer un lomito. Porque si el Pinocho la palmó sin haber pisado la trena, sería porque iba tan sobrado de votos como su colega de talla, por mucho que los dos tuvieran urticaria a las elecciones. Y me da que el color que votas, como la monarquía, se hereda sin preguntar, ni que te pregunten. Así que la cosa no habrá cambiado mucho digo yo. Vox diréis si en España también…

 

Información para viajar por Chile.

Descárgate la App de Way Away con nuestras Rutas de Viaje geolocalizadas

 


 
Satiago de Chile