Monta tu viaje con nuestras rutas

Empezar a planificar mi viaje

Don't be guiri!

Rutas y restaurantes para disfrutar de tu viaje más que nunca

El verano ya está aquí y es para quedarse. En esta época del año de altas temperaturas quienes gozan de vacaciones, o tienen los fines de semana libres, suelen buscar destinos cerca de la playa, o en su defecto con piscina. La cuestión es meterse en el agua para soportar mejor el calor.

Sin embargo existe una original y magnífica alternativa para aquellos que quieran refrescarse en verano. Y ésta es esquiar en los Alpes. Sí, has leído bien, en los Alpes franceses hay nieve en invierno y en verano. Y las condiciones de la nieve este año son estupendas, debido tanto a las condiciones meteorológicas como al esfuerzo de los trabajadores de las estaciones de esquí.

Esquiar en verano tiene la ventaja de no tener que cargar con tanta ropa de abrigo. Y si tienes un poquitín de suerte y pillas unos días soleados conseguirás un bronceado envidiable. Las estaciones suelen abrir hasta mediodía, ya que a partir de esa hora la condiciones de la nieve empeoran. Durante el resto de la jornada podrás realizar una gran variedad de actividades prácticamente en cualquier zona en que estés, como ciclo turismo , tiro con arco, salidas en quad, mountain bike, etc…

Esquiar en los Alpes es un gran plan de familia, tanto para los no iniciados como para los aficionados con “mono de nieve” que no pueden esperar a diciembre para hacer unas “bajadas”. En los Alpes hay más de una estación esquí familia, ideales para todos juntos ejercitar este maravilloso deporte.

Pocos deportes los hijos pueden hacerlos junto con los padres. Un día o varios enteros. Desde la aparición de las compañías aéreas de low-cost ahora esquiar en los Alpes está más cerca y barato que nunca, y si no estás muy lejos siempre puedes coger el coche. Además no es raro encontrar buenas ofertas nieve Francia.

También es un plan gastronómico, sobre todo en los Alpes. Comida francesa tipos fondues o raclettes parecen hechas exprofeso para acabar bien un gran día de esquí. Y como no regadas con un buen vino tinto francés!

 

Descárgate la App de Way Away con nuestras Rutas de Viaje geolocalizadas

 

 

Cuando planificamos un viaje solemos pensar primero en el equipaje, vuelos, reservas, vacunas, seguros, pasaporte, etc… y dejamos el tema de la moneda que vamos a necesitar para el final. Pensarlo con tiempo es clave para viajar ahorrando. Lo primero es calcular un presupuesto aproximado del viaje que nos sirva para determinar cuanta divisa vamos a necesitar para los gastos diarios. Para los que vivimos en la zona euro necesitaremos cambiar a moneda extranjera si viajamos fuera de ella.

La necesidad de una moneda diferente comienza en cuanto llegamos a destino. Caminando por el aeropuerto puede que ya tengamos que pagar algo, si no, nada más al salir, cuando busquemos un taxi, un shuttle, o el medio de transporte hasta el hotel. Si no hemos pensado en cambiar moneda antes podremos hacerlo en el Aeropuerto mismo, aunque hacerlo ahora es lo menos recomendable ya que la tasa de cambio en los aeropuertos suele ser muy mala.

Una vez en destino una opción es pagar con tarjeta y los gastos pequeños al contado. Esta opción es la más cómoda y segura ya que supone no llevar grandes cantidades de cash encima. Eso sí, comprobemos los límites de nuestra tarjeta, no vayamos a tener un disgusto y nos quedemos sin dinero de plástico ni en metálico en plenas vacaciones. Ten en cuenta que  aunque existen países donde el pago con tarjeta está generalizado, incluso para importes muy pequeños, en otros no sucede así y la mayoría de compras del día a día se pagan en efectivo. Y tanto en unos como en otros, el banco emisor de la tarjeta nos puede cobrar por utilizarla fuera de nuestra zona. También está la alternativa de usar la tarjeta para sacar efectivo en cajeros, aunque con la incertidumbre de saber si aceptarán nuestra  tarjeta o si tendremos que buscar otro y cuánta comisión nos aplicarán, que puede ser de hasta el 4% de la cantidad total extraída.

De una forma o de otra, es evidente que no llevar moneda cambiada ya de casa genera cierta inquietud y requiere una inversión de tiempo considerable.

En este punto podríamos plantearnos dos cosas:

Llevar todo cambiado desde casa antes de salir de viaje. Calcula cuanto vas a gastar para solo canjear una vez. Si canjeas solo una vez te ahorrarás gastos en comisiones y problemas. Pero ten en cuenta que el tipo de cambio aplicado es mejor si cambiamos más de una vez.

Lleva cambiada una pequeña suma para los primeros días, tras los cuales podrás hacer una estimación de lo que vas a gastar en total, y luego ir cambiando o sacar efectivo. La opción más recomendable es hacer el cambio en las casas de cambio de las zonas más transitadas y turísticas del lugar visitado. Al ser muy populares hay más seguridad y se someten a la legalidad, ya que las zonas turísticas están más vigiladas por las autoridades.

 

Si al finalizar el viaje nos sobra moneda, cambiarla otra vez supone volver a pagar comisión.  Ten en cuenta también que hay monedas que no pueden cambiarse, y si no las ha gastado en destino, no te quedará más remedio que coleccionarlas. Y también que  hay países como República Checa, que limitan el montante de moneda extranjera (en este caso, coronas checas) que podrás sacar del país a tu vuelta. Si has cambiado moneda antes de salir en una oficina de cambio puedes solicitar que te recompre el sobrante, pero sin comisión ni tipo de cambio, es decir  como si hubieras cambiado menos en el momento en que lo hiciste antes de salir.

Si hemos pensado en cambiar moneda antes de salir la primera opción es solicitarla con adelanto en la sucursal del banco, el inconveniente es que tendremos que hacerlo con unos días de antelación dependiendo de la divisa. Cada banco tiene sus condiciones de cambio, hay que mirarlas bien porque en ocasiones las tasas pueden ser algo caras y no salir a cuenta.

Sin embargo, existe una opción más rápida, cómoda y eficiente, que permite conocer de primera hora cuánto te van a dar por tus euros y con la que eliminamos la incertidumbre de cambiar de moneda durante el viaje. Consiste en realizar el cambio de divisas o cambio de moneda  directamente por el móvil, la tablet o el ordenador. Es tan fácil como elegir la moneda que necesitamos, pagar con nuestra tarjeta o con una transferencia y recibirla en el domicilio unos cuantos días después. Debes saber que muchos especialistas en cambio de euro ofrecen mejores precios de cambio por Internet. Si haces un pedido por Internet para ir a recogerlo a una tienda o para que te lo envíen a casa sueles conseguir un precio mejor que si vas al centro de la ciudad a cambiar moneda.  Te  recomendamos que visites la web de Ria Cambio de divisas, entrando en el enlace de más arriba, donde encontrarás los mejores tipos de cambio online y podrás hacer tu reserva para que te la entreguen a domicilio en 48 horas o recogerla en la oficina más cercana, Ria tiene oficinas en Barcelona, Madrid, Mallorca y Valencia. ¡Introduce WAYAWAY en la casilla donde pone Promocode y obtendrás un descuento adicional!

Como conclusión, repasemos una estrategia ganadora para planificar un viaje a un país con moneda extranjera:

  1. Calcula cuánta moneda extranjera vas a necesitar. Si el viaje es corto, cambiamos por adelantado esa cantidad. Para viajes más largos, por seguridad, podemos llevar una parte cambiada y luego cambiar más en destino, sacar de cajeros y/o pagar con targeta cuando sea posible.
  2. Solicitar esa cantidad online y recibirla en casa o ir a recojerla a una oficina. Dependiento de la cantidad el envío es gratuito.

 

Otras opciones para gastar durante el viaje son:

Usar cheques de viaje. Si convertir moneda y llevar encima grandes fajos de billetes cuando estás en el extranjero te da yuyu, los cheques de viaje son una opción. En caso de robo o pérdida pueden reembolsarse y ofrecen más seguridad que el dinero en efectivo. Los que más se aceptan alrededor el mundo son los de American Express. Pero tienen sus limitaciones, solo se ofrecen en seis divisas y normalmente hay que cambiarlos por moneda dura en viajes transoceánicos.

Otra opción. Hazte con una tarjeta de prepago. De esta manera te ahorras las comisiones de convertir moneda. Antes de salir de tu país, la cargas con la cantidad que quieras y cuando llegues a destino la usas como una tarjeta de débito. Igual que con los cheques de viaje, a menudo existen limitaciones y hay que leerse la letra pequeña del contrato antes de hacerse con una. Las hay que conllevan gastos de compra y/o comisiones escondidas. Ve con cuidado para que no convertir moneda al final te salga caro.

Y por último, más que un consejo una advertencia: jamás cambiar en la calle, en el mercado negro, donde nos ofrecerán magníficos precios, pero donde probablemente  también nos timen. !Además es ilegal, y podríamos tener problemas muy serios con la policía!

Sacar fotos cuando viajamos tiene muchos efectos positivos, además del propio de viajar. Ayuda a guardar un mejor recuerdo de nuestros viajes, y compartirlas con amigos y la familia nos permite tener un recuerdo emocional más preciso de lo vivido. Y ¿por qué es tan importante guardar estos recuerdos de nuestros viajes? Pues porque son esos recuerdos, muchos de los cuales permanecen durante toda la vida, la causa de que viajar proporcione satisfacción y felicidad, ambas más duraderas que las obtenidas al comprar cosas puramente materiales.

Si quieres disfrutar mucho más de tus fotografías, tienes que imprimir las que más te gusten. Puedes hacerlo en tu impresora, en un estudio de fotografía o a través de webs como la de https://www.helloprint.es/, una imprenta online en la que puedes pedir tus fotos impresas en diferentes formatos de forma fácil, cómoda y sin salir de casa.

Si una fotografía te gusta en la pantalla tu ordenador, te gustará mucho más si la imprimes y la impresión es la adecuada. Ahora te daremos unos consejos sobre qué formatos usar para que cuando lo hagas.

El posible resultado de la impresión se decide ya desde el momento de la captura. Después el revelado y edición digital de la fotografía afectará mucho al resultado final. Finalmente está la impresión ya de tu fotografía, en tu impresora, laboratorio de fotografía o imprenta digital.

Si tu cámara permite disparar en formato RAW es aconsejable usarlo a no ser que conozcas el formato RAW y hayas decidido, por las razones que sea, no usarlo. Hoy en día, la mayoría de cámaras digitales permiten guardar las imágenes en formato RAW y JPEG, salvo las compactas de gama más baja y la gran mayoría de móviles, que sólo pueden guardar la imagen en JPEG. El formato JPEG es actualmente el formato de imagen más extendido del mundo. Al guardar en JPEG la cámara realiza un revelado realizando una serie de acciones destinadas a mejorar la imagen y comprimir la misma para que ocupe menos espacio en memoria, pero en el camino se deja mucha información. Una vez realizas estas acciones la imagen se guarda en un archivo de extensión JPEG. Estas imágenes pueden visualizarse en cualquier dispositivo y editarse en aplicaciones como Photoshop y similares.

En el caso del formato de imágenes RAW, que se podría traducir como “bruto” o “en crudo“, se guardan todos los datos de la imagen tal y como es captada por el sensor digital de la cámara, sin aplicar prácticamente ningún “revelado”. El inconveniente es que la imagen original tiene falta de contraste, saturación, enfoque, etc. Y la ventaja es que la imagen contiene toda la información. La imagen RAW tiene que ser revelada por nosotros, algo que nos genera más trabajo, pero que permite extraer toda la calidad de la imagen.

Al contrario que el formato JPEG, que es un estándar, cada fabricante de cámaras fotográficas tiene su propio formato RAW. Las cámaras suelen traer un CD con los programas de revelado propios de cada fabricante o se pueden descargar de sus Webs. Aunque existen programas genéricos que leen la inmensa mayoría de archivos RAW, cómo el Camera Raw (un plugin que acompaña a Photoshop desde su versión 7.0. 1) o Lightroom, que son muy recomendables.

El consejo es que guardes tus fotos en los dos formatos y sólo reveles las que más te gusten. Haces una selección y revelas sólo esas. Si alguna vez quieres siempre puedes volver al archivo y revelar otras que también te gusten.

Una vez que tienes lista tu imagen, revelada desde el archivo RAW o editado el JPEG, puedes guardar la imagen en JPEG, eso sí guardada a la máxima calidad. Otra opción es usar el formato TIFF que es un formato muy interesante, que tiene dos ventajas importantes sobre JPEG: puedes usar una compresión sin pérdida y además conservar los datos en 16 bits por canal de color (JPEG usa 8 bits). Eso sí, con TIFF una imagen se te puede ir fácilmente a 100 MB o más.

Finalmente, si tienes una impresora decente, con calidad fotográfica, imprimir en casa es una opción. Aunque tiene sus ventajas, también tiene sus limitaciones. No suelen imprimir tamaños superiores a un A4, es decir, aproximadamente 30×20 cm suele ser el tamaño máximo. Si contamos con el gasto de papel, que el de calidad no es barato, y el consumo de los cartuchos de tinta, la verdad es que sale mucho más a cuenta optar por una imprenta online. Una de las ventajas principales, además de la calidad, el precio y la comodidad, es que si optas por una imprenta digital, podrás imprimir en tamaños grandes o elegir soportes variados como lienzo, tela o metacrilato.

¡No dejes de imprimir tus fotografías!

Esta claro que el alojamiento es uno de los mayores gastos de un viaje. Seguramente sin ese gasto muchísimas mas personas podrían hacer el viaje de sus sueños.

Además, a todos nos gustan las cosas gratis y hoy en día el mundo esta lleno de gente que a cambio de algún tipo de servicio nos dejaran alojarnos en su casa durante una temporada.

Aquí tenemos 5 ideas de alojamientos gratuitos que podremos utilizar por todo el mundo:

 

  1. DORMIR EN CASAS DE LOCALES.

Nos permitirá vivir una experiencia mas profunda, conviviendo con gente autóctona y sus costumbres. Por lo general ofrecen su sofá a cambio de una buena conversación o practicar un idioma. Además aprovecharemos ese contacto para descubrir lugares menos turísticos y mas auténticos. Hay distintas plataformas, pero la mas conocida es Couchsurfing.

 

  1. IINTERCAMBIO DE CASAS

Perfecto para familias viajeras o gente con una vivienda en propiedad. El método es muy sencillo, nos pondremos en contacto con otra familia que quiere intercambiar su casa por la nuestra en unas fechas concretas. Es normal que tengamos dudas a la hora de dejarle nuestra casa a un extraño, pero hay que pensar que ellos están dispuestos a hacer lo mismo con su casa. Podremos darnos de alta para utilizar este método en HomeExchange.

 

  1. CUIDAR CASAS

Tendremos la oportunidad de pasar un tiempo en otro país a cambio de cuidarle la casa a otra persona. Por lo general buscan a gente para largos periodos de tiempo y darse de alta en este sistema tiene un costo. Es una opción perfecta para los “slow travelers” con ganas de explorar una región durante una temporada. Una web genial para encontrar casas que cuidar es HomeCarers.

 

  1. CUIDAR MASCOTAS

En este caso, además de cuidar una casa, también tendremos que hacernos cargo de las mascotas del propietario. También suele ser para largos periodos de tiempo y evidentemente para gente a los que le gusten los animales. Para eso podemos echarle un vistazo a PetSit.

 

  1. HACER UN VOLUNTARIADO

Es una manera maravillosa de viajar, en este caso encontraremos todo tipo de voluntariados, desde ayudar a construir una casa, a darle clases de nuestro idioma a los hijos de una familia. Por lo general se suele trabajar media jornada a cambio de alojamiento y en algunas ocasiones  comida. La web donde encontraremos mas ofertas es en Workaway.

 

Más ideas para viajar más y mejor en Carol Flipflops.

 

Una buena alternativa es myDriver. myDriver es una empresa emergente joven, fundada por la empresa de alquiler de vehículos Sixt en 2013. myDriver ofrece servicios de traslado desde el aeropuerto de Fiumicino o Ciampino a cualquier rincón de la ciudad y de regreso al aeropuerto. Nuestra misión es ser un servicio de traslado desde el aeropuerto de confianza para clientes privados y corporativos. Tenemos varios chóferes a su disposición, que le llevarán de forma segura a su destino en un vehículo BMW o Mercedes.

Para mayor comodidad puede utilizar la aplicación móvil myDriver, con la que podrá reservar su traslado por adelantado fácilmente. De esta manera no tendrá que esperar un taxi en el aeropuerto cargado con su equipaje. Puede disfrutar de servicios prémium, como que el conductor le espere con un cartel de bienvenida con su nombre y que le ayude a llevar su equipaje al coche. Por supuesto, garantizamos un traslado seguro y de confianza a su destino. Otro aspecto positivo de myDriver es que los precios siempre son fijos, lo que significa que no se encontrará con ninguna sorpresa al llegar a su destino. El pago se realiza por adelantado, sin propinas ni gastos adicionales. El traslado desde el aeropuerto de Ciampino o Fiumicino hasta el centro de la ciudad cuesta al menos unos 63 €.

Sin embargo, myDriver no es solo un servicio de traslado desde y hacia el aeropuerto. También puede utilizar myDriver para cualquier servicio de transporte con chófer que necesite. Por ejemplo, puede hacer una reserva para ir a una exposición o incluso para disfrutar de un agradable día de compras. Cuando se encuentre en una ciudad nueva, no dude en disfrutar de una ruta guiada por la ciudad con su propio chófer reservando un viaje por horas. No tardará nada en ir de la playa al Coliseo y lo hará con todo el lujo que se merece.

También puede reservar un viaje fuera de Roma fácilmente: myDriver opera en más de 150 ciudades en 40 países en todo el mundo. Contrate el servicio de traslado prémium de myDriver en cualquier ciudad en la que se encuentre.
 
 
 

Itinerario recomendado para visitar Italia con restaurantes a lo largo de la ruta.

Descárgate la App de Way Away con nuestras Rutas de Viaje geolocalizadas

 

 

El boom del turismo se produjo en la primera década de los 2000 y fue porque coincidieron dos efectos. Por un lado la aparición de vuelos low-cost que no sólo bajaron el coste de viajar sino sobretodo que pusieron muchos asientos libres a disposición de los turistas y no sólo de los businessmen entre ciudades no de negocios sino de ocio. Y por otro la aparición de un nuevo targe, los conocidos como DINKs: double income, no kids.

Es decir, parejas donde los dos trabajan pero no tienen niños. Es decir, gente con tiempo libre pero también con recursos. Estos son los travel-boom. Con una lonelyplanet bajo el precio y un buen trolley o a veces una mochila a conocer mundo aunque fuera a base de fines de semanas…. hasta que llegó la boda y después los niños… Entonces lo de viajar ya se nos hace un poco más duro. Cochecito, biberones, papillas y demás no cuadran demasiado ni con la mochila, ni con Ryanair o Vueling, ni mucho menos con una habitación de hotel o hostal. Por eso aparecieron entonces los apartamentos turísticos, ideal para ir con niños. Un par de habitaciones, salón para descansar cuando las criaturas ya están durmiendo y cocina para poder desayunar y/o cenar en casa tranquilamente sin que cada comida sea un festival de baberos o trozos de pizza volando según la edad de los niños.

Y también por eso tuvimos el boom de los coches familiares o 4×4 o SUV. Un maletero bien grande para poder poner de todo e irnos con los niños de viaje en coche en vez de low-cost.

Pero otra alternativa es un hotel donde tengamos de todo. Relax para nosotros y divertimento para los niños. Y encima que podamos llegar en coche. Aunque parezca mentira todavía es posible viajar con niños y no estresarse. Un mundo de vacaciones o holidayworld. Bien cerca de la playa, por ejemplo en Benalmadena. ¿Y cómo se puede conseguir eso os preguntaréis? Bien fácil, piscina con toboganes de todos los tamaños y colores para ellos, spa para nosotros. Los sueños a veces también están hechos de plástico…

Imagen1

¿Queréis ir por libre o con agencia? Esta es la primera gran decisión. Si queréis la típica luna de miel de playas paradisiacas, más vale hacerlo con Agencia porque os saldrá mejor de precio al tener ellos paquetes ya cerrados. En todo caso:

– Ni de broma vayáis a Bali, no vale nada de nada de nada…

– Tampoco os dejéis convencer por nuevos sitios paradisíacos tipo playas de Vietnam o la India. Más vale apostar seguro!!! Que uno se casa esperando que sea la única luna de miel!

– De las apuestas seguras, en orden de prioridad (y también de coste!!!):

1) Lo mejor Maldivas y después Seychelles

2) Segundo nivel pero también espectacular Polinesia Francesa

3) Y si la crisis aprieta… entonces Caribe (Cuba, República Dominicana y después Yucatán en este orden).

Eso sí, si estáis leyendo este post es porque os tira hacer vuestra Luna de Miel por libre. Allí van nuestras recomendaciones:

1) Nuestra opción número 1: Fernando de Noronha. Una pequeña isla en Brasil espectacular… Se hizo famosa cuando pescaron allí a Penelope Cruz y Bardem. No hay nada, sólo un pequeño pueblo y posadas. Algunas de lujo, otras muy sencillas pero apañadas (en el Planificador de Viajes a Fernando de Noronha os damos diferentes opciones). Y eso sí, varias playas espectaculares! Haciendo snorkle ya veréis tortugas o incluso algún tiburón pequeñito. Hay un sitio que le llaman la pecera por la de peces de colores que hay. Veréis desde un acantilado los delfines saltarines… Podéis ir una semana o diez días y después hacer Brasil (Cataratas de Iguazu, Rio de Janeiro y las playas del norte de Brasil….y si tenéis ganas de aventura, al Amazonas. 5 días en un hotel cabaña, perdidos por el Amazonas… Es otro mundo).

2) Sin playas: Japón sin duda. Sólo que os atraiga un poco la cultura japonesa, os enamorará. En el Planificador de Viajes a Japón encontraréis las rutas que os recomendamos según los días que tengáis disponibles.

3) Si queréis tipo Safari, nada de Kenia ni Tanzania!!! Namibia y Botswana, lo podéis hacer vosotros solos con un coche de alquiler. Son los países más seguros de África (nada de Al-Qaeda…). Veréis todo tipo de animales (no tantos como en Kenia y Tanzania pero allí estaríais todo el rato rodeados de turistas!), y además veréis paisajes, desiertos rojos y sábanas preciosas. Los atardeceres más bonitos del mundo son en Namibia… Y encima comeréis de lujo porque tiene la mejor carne del mundo y encima tirada de precio. Eso sí, hace falta tener un poco espíritu aventurero porque más de un día tendréis que dormir en la tienda de campaña que lleva el propio coche encima. Aquí podéis ver la ruta que os recomendamos para viajar a Namibia.

4) Si así y todo queréis playas, pero que sea un viaje barato, curioso y un poco aventurero pero sin pasarse: Cuba por libre, con coche de alquiler. Es apasionante ver su economía y su día a día. Podéis recorrer toda la isla con coche de alquiler sin problemas, durmiendo en sus casas-hostales, comiendo allí mismo langostas por cuatro chavos y después acbar una semanita en uno de sus cayos. En el Planificador de Viajes a Cuba encontraréis todo lo que necesitáis para ahorraros todo el dinero de una agencia!

El mes de julio termina y deja paso a agosto…¡y a las vacaciones! ¿Sois de los que todavía están terminando de planear su viaje? Sabemos que hay viajeros de todo tipo y esto incluye a aquellos que prefieren los cruceros por encima de todo. Esta opción suele reunir a fans de las playas y las rutas por la costa, de uno o varios países. Los defensores del crucero de costa i de islas se identifican con un turismo más de relax. ¡Pero para gustos colores! Y ya sabemos que la idea de relax que uno puede tener, no siempre coincide con la que tienen los demás.

Sin duda los cruceros ofrecen numerosas ventajas. Aunque puede parecer que su coste es muy elevado, tenemos que pensar que se incluyen las dietas, el alojamiento y obviamente, también el transporte entre varios destinos. Además, dan la posibilidad de visitar varios sitios en poco tiempo ¡y sin que tengáis que preocuparos por ir cargando el equipaje! Por eso, para aquellos a quien lo único que les echa para atrás en un crucero son las rutas de sol y playa, hoy hablamos de cruceros distintos. Es el caso de Panavisión Tours, que ofrece rutas a países de casi todos los continentes, mucho más interesantes para los amantes del turismo activo y de ciudad.

Des de luego son destinos que salen de lo común en cruceros, como pueden ser Rusia, India, o Kenia. Ofrecen varias rutas por destino según los días que tengáis libres. Y por supuesto también incluyen viajes temáticos, como las rutas fluviales (por el Danubio, el Rhin o el Volga entre otros) y los cruceros religiosos (con destinos como Malta, Jordania, Tierra Santa o Italia).

Rhine_Rhein_Basel_2006_871

El Rhin, Basilea

 Sin duda, una combinación ganadora, con las ventajas de un crucero y de un turismo más cultural, ¡y además siempre con guía acompañante!

El barrio del Poblenou en Barcelona ha sido testigo de grandes cambios en su estructura desde su primer florecimiento después de la Revolución Industrial. El aumento de  la importancia del sector servicios en todo el territorio español trajo abandono a las zonas más industrializadas como el Poblenou, dejando a su paso naves y fabricas vacías. Si os interesa una visión más underground de Barcelona, este es vuestro lugar. Podéis alojaros en el Hotel Caspe, un hotel que ofrece habitaciones cómodas y bien equipadas y que queda entre Poblenou i l’Eixample, ¡para no perderse nada!

Para los que se pregunten qué se les ha perdido en un barrio destartalado, que borren esa idea. Y es que en los últimos 10 años, el barrio del Poblenou ha sido el núcleo cultural y creativo de Barcelona. Estudios de diseño, centros tecnológicos, editoriales, agencias de publicidad, universidades y galerías de arte han rehabilitado estos edificios y se han establecido en el barrio, dándole vida y haciéndolo crecer de forma alternativa al resto de Barcelona, tal como muestra este video:

Sin duda el barrio del Poblenou, famoso por emplazar la torre Agbar, merece una visita si estáis interesados en la creatividad y las vanguardias artísticas. Pero quizás preferís visitar la Barcelona más recurrente. Algo muy comprensible, especialmente, si es la primera vez que visitáis Barcelona.

La Sagrada Familia, el Arco de Triunfo o los edificios de Gaudí en Paseo de Gracia son un must de la ciudad. Afortunadamente Ayre Hoteles  aloja visitantes en varios de los lugares más emblemáticos de Barcelona, muy céntricos para que podáis ir paseando de un sitio a otro.

800px-Barcelona_-_Arc_de_Triomf

Hay que tener presente que Barcelona es una ciudad de historias. Todos y cada uno de los barrios cuentan la suya. ¡Lo mejor es vivirlas con la atención que merecen!

Una de las primeras cosas que debemos hacer cuando planificamos nuestro viaje es pensar en el medio -o los medios- de transporte que usaremos para desplazarnos a nuestro destino. Y debido a la reciente democratización del avión, es sabido que muchas veces nos dirigimos a reservar billetes para este  vehículo sin consultar otros antes.

Pero como siempre, todo depende de nuestros objetivos y claro está, el avión no tiene por qué ser la mejor opción. En nuestro caso, recomendamos siempre tener en cuenta el tipo de viaje que queremos hacer.

Por ejemplo, si vamos a necesitar desplazarnos por el interior del país que visitamos –y más en el supuesto de que ese país no posea una buena red de transporte público- es posible que queramos alquilar un coche o viajar con el nuestro.

También si lo que tenemos en mente es un viaje más del tipo road trip, nos será más que útil un medio de transporte en el que podamos viajar con nuestro propio vehículo. Esto nos ahorrará gastos extra una vez lleguemos a nuestro destino.

Para los viajes que venimos describiendo, y siempre que se trate de una travesía relativamente corta, ¡creemos que es imprescindible consultar también los ferris!

En esta web podréis encontrar buenas ofertas para viajar en ferri. Aconsejamos el trayecto en ferri de Gijón a Nantes, en Bretaña. Y es que la zona de la Bretaña queda relativamente cerca del norte de España. ¡Y el camino más corto es en línea recta pasando por el Golfo de Vizcaya!

Confluence_of_Erdre_and_Loire,_Nantes,_France,_1890s

Nantes es una ciudad preciosa, que invita a visitar los vestigios de su pasado romano, medieval o moderno (como la ocupación alemana en la Segunda Guerra Mundial). La Bretaña en general, es un destino a tener en cuenta para una escapada interesante, divertida y fuera de lo típico cuando se trata de acercarnos un poco a los vecinos de arriba.