Monta tu viaje con nuestras rutas

Empezar a planificar mi viaje

Don't be guiri!

Rutas y restaurantes para disfrutar de tu viaje más que nunca

Santiago de Chile, donde el tristemente célebre Palacio de la Moneda.

Valparaíso, Chile

No sabemos si por ahí todavía se andarán con Cuéntame. Si ya se acabó y se quedaron con ganas de ver más, vénganse para Santiago. De Chile, para más señas. Acá se sentirán como en la España de TVE, cuando sólo había una, claro. Todo en blanco y negro o, mejor, en sepia porque en el aire hay una bruma continua que da esa tonalidad a cualquier cosa que se mueva. No sabemos si es contaminación, niebla o polvo, o una mezcla de todos ellos pero uno tiene la impresión de estar viendo el país a través de un filtro que lo envejece todo. En la plaza del centro todavía puedes encontrar a limpiabotas que dirías sacados de otra época si no fuera porque lucen publicidad en sus butacas. Igual que los taxistas, algunos de los cuales todavía llevan corbata bajo el chaleco de lana y tienen esa cara de buena persona de los jubilados de antes. Por eso nos extraña que Chile esté indundado de tanta publicidad sobre los Derechos del Niño, aunque bien es cierto que en todas partes y en todas épocas se cocieron este tipo de habas.
(más…)

Isla de Pascua, Chile, el sitio más mágico donde nunca hemos estado.

Isla de Pascua, Chile

Pablo Neruda. Chileno, poeta y premio Nobel. Según él mismo, tonto de remate y marinero de boca. Ni lo uno, ni lo otro. Lo primero, huelga argumentarlo. Lo segundo, quizás fuera verdad que no soportaba navegar a pesar de estar loco por los barcos, pero alguien capaz de hacer volar su imaginación como él no necesita el título de capitán para ser marinero. Sus casas son como sueños con etiquetas, donde cada rincón tiene su propia historia, cierta o falsa, no importa, inventada por él posiblemente pero tan viva que los objetos parecen tener cara y nombre, como aquel sillón al que llamó nube o el salón que convirtió en faro. Donde no había ventanas se inventaba vistas y donde el parquet crujía se imaginaba goletas.
(más…)